Cuál es esta proporciónde los divorciosatribuidos a facebook

Redes sociales y divorcio

Aunque no esté haciendo nada en las redes sociales que no quiera que su cónyuge vea, muchos cónyuges se oponen a la cantidad de tiempo que su pareja pasa en las redes sociales.    Es cierto, la adicción a las redes sociales puede interferir en otros aspectos de la vida diaria, hasta el punto de que investigadores de la Universidad de Chicago concluyeron que la adicción a las redes sociales puede ser más fuerte que la adicción al alcohol y al tabaco (1).      Investigadores de la Universidad de Harvard conectaron a personas a máquinas de resonancia magnética para realizar escáneres cerebrales a sujetos de prueba que se dedicaban a las redes sociales.    El estudio descubrió que cuando estas personas hablaban de sí mismas -una parte clave de lo que la mayoría de la gente hace en las redes sociales- se activaban los centros de placer del cerebro. Una investigadora del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Sherry Turkle, escribió un libro sobre el impacto de las redes sociales en las relaciones, titulado Alone Together: Por qué esperamos más de la tecnología y menos del otro. Turkle descubrió que, paradójicamente, las redes sociales pueden hacernos sentir más solos.      Es revelador, como mínimo, que se haya pedido en repetidas ocasiones a la Asociación Americana de Psicología que añada la adicción a las redes sociales a la biblia médica «oficial» de los trastornos. Hasta ahora, la APA se ha negado, pero es bastante probable que algún día la adicción a las redes sociales se clasifique como un trastorno médico.

Normas de las redes sociales para los matrimonios

Tras observar que se necesitaban más estudios con datos a nivel individual, los investigadores examinaron los datos de 1.160 personas casadas recogidos en un estudio de la Universidad de Texas en Austin de 2011 que había encuestado a jóvenes casados de entre 18 y 39 años sobre preguntas diseñadas para medir la calidad de su relación romántica. La encuesta preguntaba a los encuestados cómo de felices eran en la relación, si sus padres estaban divorciados y si existían relaciones sexuales extramatrimoniales en la relación.

En este nivel individual, los no usuarios de redes sociales declararon estar un 11,4 por ciento más contentos con su matrimonio que los grandes usuarios de las redes sociales. Y los grandes usuarios de las redes sociales eran un 32 por ciento más propensos a pensar en dejar a su cónyuge, en comparación con el 16 por ciento de los no usuarios.

En el futuro, dice Katz, el centro organizará eventos, lanzará cursos y continuará la investigación que reunirá a profesores de departamentos dentro del COM (como periodismo, cine y publicidad) y de sociología, antropología, psicología, relaciones internacionales y ciencias de la computación, y de la Facultad de Derecho, por nombrar algunos.

13 formas en que facebook arruina tu relación

Desde entonces, el uso de las redes sociales ha seguido floreciendo, con más de 2.000 millones de cuentas de redes sociales activas en todo el mundo. Además, en las últimas semanas, un conocido sitio web de citas que permite las relaciones extramatrimoniales ha sido pirateado, y los atacantes han amenazado con exponer las identidades de los 37,5 millones de adúlteros que han utilizado el sitio.

La encuesta también reveló que una proporción similar admitió haber buscado pruebas en línea de la infidelidad de su cónyuge, y casi uno de cada cinco encuestados dijo que tiene discusiones diarias como resultado del uso de las redes sociales de su cónyuge.

A partir del 15 de febrero de 2015, los reglamentos de la UE sobre resolución de litigios en línea de los consumidores (ODR) permiten a los consumidores que compraron nuestros servicios en línea presentar su queja a través de un portal de quejas en línea.

Matrimonios arruinados por las redes sociales

Es habitual que los cónyuges conozcan (o puedan adivinar fácilmente) las contraseñas que utilizan con frecuencia y que compartan libremente el acceso a fotos y cuentas durante el matrimonio.    Cuando una relación se rompe, tiene sentido cambiar las contraseñas para evitar que tu ex pareja acceda a tus cuentas de redes sociales.    Lo mismo ocurre con las contraseñas de los correos electrónicos para asegurarse de que se mantienen seguras.

Por el contrario, si conoce la contraseña de su ex cónyuge, no caiga en la tentación de acceder a sus cuentas de redes sociales de forma ilícita.    Esto puede suponer una infracción de las leyes de protección de la intimidad y podría dar lugar a un procedimiento civil contra usted.

Lo mismo ocurre con la red social LinkedIn, donde hay que tener especial cuidado.    A través de esta aplicación es posible ver quién ha mirado tu perfil, a menos que tu configuración de navegación sea anónima.    Esto puede resultar embarazoso para el marido o la mujer que busque a la nueva pareja de su ex cónyuge y se vea sorprendido.

También hay que estar atento a las publicaciones de amigos y familiares, sobre todo si te etiquetan en una fotografía.    Ser etiquetado en la fotografía de otra persona puede revelar inadvertidamente una nueva relación, por ejemplo.    Es posible desactivar la posibilidad de etiquetar en la configuración.